# 5. En productividad, los HÁBITOS son todo

La motivación es lo que te hace comenzar. El hábito es lo que te mantiene en movimiento”. 

Jim Rhon

Para alcanzar un alto nivel de productividad lo más importante es que comprendas que los hábitos son todo en lo que debes enfocarte cuando quieres y deseas mejorar.

En este artículo no pretendo repetir lo que seguramente ya sabes, lo que si voy a hacer es recordarte que tus hábitos hablan más de ti que tus palabras, ellos definen quien eres, que piensas, en quién crees, a qué te dedicas, con quienes te juntas y cómo vives.

El hábito está definido como la acción o conducta repetida regularmente, y se caracteriza por su ejecución de manera inconsciente.

Charles Duhigg en su libro El poder de los hábitos, hace mención de algunas investigaciones y estudios relacionados a los hábitos y el desarrollo de rutinas.

Una de las ideas principales que explica, es que la parte responsable de la memoria ubicada en nuestro cerebro, actúa de forma independiente a los hábitos.

Esto se debe a que nuestro cerebro constantemente está buscando maneras de ahorrar esfuerzo y registra secuencias de acciones para convertirlas en rutinas automáticas.

Esto es muy útil en situaciones como estacionar el auto, lavarte los dientes, bañarte por la mañana, vestirte o desayunar.

Estas rutinas automáticas nos ayudan a ahorrar tiempo, sin embargo también pueden ser perjudiciales cuando se trata de hábitos negativos que adquirimos y aprendemos a desarrollar  de manera inconsciente.

Para poder incorporar un hábito a nuestra vida o bien, cambiar un hábito negativo por uno positivo, es importante que entendamos

¿Cómo se forman los hábitos?

El proceso se conforma de la siguiente manera:

  1. La señal es el detonante que le da la orden a nuestro cerebro para realizar una acción determinada,
  2. La rutina corresponde a la realización de la acción,
  3. La recompensa es la que le informa a nuestro cerebro si vale la pena recordarlo para próximas ocasiones.

Un ejemplo de ello es el siguiente:

Imaginemos que vas llegando a casa después de tu jornada de trabajo y no tienes un plan definido para hacer.  

El llegar a casa es la señal que le dice a tu cerebro que necesita hacer una acción determinada como ver televisión, ejercitarte, navegar en redes sociales, comer o leer un libro; y  por último la recompensa que corresponde a mejorar tu estado de ánimo al  mantenerte ocupado.

Si repites estas acciones de manera continua, habrás formado un hábito en tu vida. El problema es que nuestro cerebro no detecta entre buenos hábitos y malos hábitos.

Si tu decisión para mejorar tu estado de ánimo ha sido ver televisión o navegar en redes sociales estarás formando un hábito negativo en tu vida, ya que cada que llegas a casa después del trabajo estarás desperdiciando tu tiempo en actividades que no aportan nada a tu desarrollo personal.

La gran oportunidad que tenemos es que está demostrado que los hábitos negativos pueden sustituirse por hábitos positivos.

Observemos nuevamente el proceso de la formación de un hábito.

En el siguiente gráfico encontramos que la señal y la recompensa no pueden modificarse, lo que sí podemos cambiar es la rutina.

Si en lugar de ver televisión o navegar en redes sociales, decides salir a correr o leer un libro estarás comenzando a transformar tus hábitos negativos en positivos.  En este punto TU DECISIÓN es muy importante para ese cambio.

La clave está en empezar a reconocer que el hábito no funciona de manera aislada, sino que está acompañado de una señal (que puede ser una emoción o un momento específico del día) que desencadena la rutina automática y da origen a  la recompensa.   

El último elemento que completa el ciclo para formar un hábito es el deseo de repetir la secuencia de acciones.

Este deseo se vuelve la principal fuente de motivación para pasar a la acción y está acompañado de una fuerte carga emocional o sensorial.

Ahora bien, teniendo conocimiento de esta información,

¿Cómo puedo aumentar mi productividad?

Como lo mencionamos en el artículo Cómo ser más productivo, la productividad está relacionada de manera directa con la organización del tiempo y el cumplimiento de las tareas que quieras o tengas que realizar.

Es en este punto en donde tienes la oportunidad de reconocer las señales que te impulsan a tomar la decisión que desencadenará en tu rutina.

En este momento vale la pena que te preguntes ¿mis hábitos me acercan a mis metas?

Tómate un tiempo para pensar en los hábitos que tienes y te están perjudicando, pueden ser acciones tan sencillas como mirar tu teléfono cada que suena con la llegada de una notificación, tomar refresco cuando miras la televisión, jugar o navegar en redes sociales cuando estás aburrido, tomar café con galletas en lugar de una fruta cuando sientes hambre o cualquier otro.

Lo más importante es que te vuelvas consciente de que tus resultados personales y profesionales actuales son consecuencia de tus hábitos, y la única forma de elevar tu productividad es trabajar en ellos.

Cómo lo dijo Aristóteles con su famosa frase:

Muchas gracias por leerme, si te gusto el artículo te invito a que le des like y lo compartas.

Antes de despedirme me gustaría que me escribieras en los comentarios aquellos hábitos que realizas para llegar a tus metas. Estoy segura que también podremos beneficiarnos.

Nos leemos en el siguiente. Ciao.


11 Comments

  1. Creo que cuando los hábitos nos acercan a nuestras metas al final se afianza pero cuando vemos que no da resultados nos desesperamos y al final lo acabamos dejando.
    Es muy importante lo de crear rutinas y siempre a las mismas horas porque en cuanto lo dejas unos días luego es muy difícil volver a coger el mismo ritmo que antes.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que interesante lo que nos comentas respecto de que el cerebro no distingue entre un buen y un mal hábito, tendré presente esto de ahora en adelante, porque he notado que hay conductas repetitivas que no están aportando algo positivo a mi rutina.

    Le gusta a 1 persona

  3. Me encanta leer de estos temas!! Y tu lo explicaste más claro que el agua. Si no hacemos un cambio consciente….. muy seguramente no sucederá. Justo el día de hoy estaba pensando en qué debo hacer para bajar unas tallas… Y me cayó como anillo al dedo tu post :)!! Gracias

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola!!
    cuanto hay que saber para profundizar en los hábitos y en como dejarnos solo con las buenas rutinas. Es fácil caer en lo cómodo y sencillo y no salir de ahí pero con voluntad se puede y mejor aún si tenemos un objetivo y nos centramos en él.
    Besos!

    Le gusta a 1 persona

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s