# 13. Quiero cuidarme ¿Qué hago?

En este post les contaré sobre lo que conozco perfecto, y esa es mi experiencia. Más que hacer un relato de cómo llegué a ser una apasionada del fitness y estudiante permanente de hábitos saludables y bienestar, quiero contarles acciones concretas que si me funcionaron para cambiar mi vida por completo.

Al convertirme en mamá me entró una ansiedad por recuperar mi peso y por alimentar de mejor manera a mi familia. Tener el reto de elegir que comen, cuánto y a qué hora, me obligó a poner más atención en mis hábitos y a darme cuenta que hacía cosas que no me beneficiaban del todo, como desvelarme hasta muy entrada la madrugada, comer demasiada tortilla, tomar mis ricos cafés en el Starbucks o comer galletas marías en exceso. Eso no significa que esto que les comento lo hiciera a diario, pero si lo hacía de manera muy frecuente, entonces cuando decidí tener mayor control y bajarle o de plano dejarlos de hacer, me costó.

La frase tan dicha y tan escuchada “eres los que comes”, literal, es así. Somos el resultado de lo que comemos, hacemos, pensamos y sentimos. Lo que ocurre es que no estamos del todo conscientes de eso, y se nos pasan los días sin darnos cuenta. Y cuando por fin llega el día en que nos miramos en el espejo sin prisa, sin pendientes, sin mil temas que tratar, es justo ese día en que nos sentimos pésimo por lo que vemos, por lo que nos hemos hecho y por quien nos hemos convertido.

Esa imagen del espejo es el resultado de todas las acciones tomadas en el pasado, porque siendo muy honestos, no nos descuidamos de la noche a la mañana, fue un proceso de días, de semanas, de meses, incluso de años.

Por eso es que te quiero compartir algunas ideas y acciones concretas que te pueden ayudar a mantenerte firme y constante en tu sueño de convertirte en una persona saludable, en una persona fitness.

  1. Acepta que el proceso será largo. Subir de peso llevo su tiempo, date tu tiempo para bajarlo.
  2. Repítete a diario que “las acciones pequeñas repetidas muchas veces durante la semana, suman más; que una sola acción intensa ejecutada una vez cada semana”.
  3. Evita pesarte a cada rato, mejor mídete con una cinta una vez por semana y si puedes regístralo.
  4. Deja de consumir lo que los expertos en nutrición señalan como “calorías bebibles”, eso incluye los cafecitos con azúcar, los refrescos, los jugos, los smoothies con exceso de frutas y azúcar añadida, el alcohol, etc. Opta por tomar más agua natural, agua con gas o infusiones sin azúcar.
  5. Cambia tus creencias hacia la comida, porque no hay comida buena ni mala, todo consiste en el balance. Entonces en lugar de decir “estoy a dieta” y restringir todo lo que crees que te engorda, di “mis hábitos son comer más vegetales, más frutas, y consumo un poquito de helado o una rebanada de pizza o una hamburguesa el fin de semana, pero no me atasco, sólo un poquito”.
  6. Sigue contenido de internet de personas que son expertas en el tema de vida saludable, nutricionistas, médicos funcionales, entrenadores certificados, endocrinólogos, health coach, psicólogos, psiquiatras, personas que lo están logrando, que te inspiren y motiven a seguir enfocad@ en tu meta.
  7. Establece horarios de comida y haz todo lo humanamente posible para cumplirlo. Es súper fácil descuidar la hora en que comemos porque le damos prioridad a todo y pensamos que comer no es tan importante. Peeeeeerooooo comer es demasiado importante, porque es lo que nos ayuda a rendir en el día y dar lo mejor de nosotros en cualquier actividad. Es la gasolina para mover todo nuestro cuerpo.
  8. Mueve tu cuerpo, de la forma que quieras y que mejor se adapte a tus actividades, hay que gastar esas calorías y que mejor manera que haciendo algo que te gusta. Caminar, nadar, correr, saltar la cuerda, una rutina en YouTube, una cascarita de fútbol con los amigos, un paseo con el perro, recorrido en bici con tus hijos, deja lejos tu auto en el estacionamiento del súper, sube las escaleras, hay muchas opciones.
  9. Celebra tus logros pero no con comida, es decir, no te digas, me porte bien, me merezco un postre, un pastel, una comida llena de calorías, mejor celebra con un paseo en familia, regálate una ropita, un accesorio, algo que te guste mucho y que te hará sentir y ver increíble.
  10. Reconócete como un ser únic@, no hay nadie como tú, ámate, respétate y cuídate, porque vida solo hay una.

Espero que este post te haya gustado, muchas gracias por leerme. Te mando un saludo enorme cargado de mucha buena vibra y buenos deseos para ti.

Saludos

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s