RECETAS

Comer es algo que disfruto muchísimo, pero por años tuve temor de probar alimentos que fueran diferentes a lo que llevaba en mi dieta. Como ex-bailarina y maestra de danza pasé mucho tiempo preocupada por las calorías y las porciones, así que me concentré en comer lo mismo durante muchos años.

Ahora que lo pienso, creo que mis comidas en aquel entonces fueron muy aburridas, mis días los pasaba comiendo ensaladas, pechugas a la plancha, atún en agua, galletas marías, algunas frutas y café.

Ya les he contado que convertirme en mamá cambió mi vida por completo, así que fue hasta ese momento que me permití comer de todo, y obvio, como era de esperarse, subí de peso hasta las nubes.

21 kg de mi primer hijo y 18 kg del segundo, que bárbara, me pasé. Después de tanto cuidarme por muchos años, fue hasta que me embaracé, que me permití comer todo lo que me encontraba en mi camino y decía sí a todo lo que me ofrecían, literal me dejé llevar como dice el dicho “como gorda en tobogán”.

Engordé sin culpa y comí todo lo que se me antojó.

Cuando mi primer hijo nació, logré llegar a mi peso después de un año, y de mi segundo hijo fueron 10 meses lo que me tomó.

Esas subidas de peso hacían que me dolieran las articulaciones, estaba lenta, con sueño, cuando me ejercitaba me cansaba muchísimo, me veía más grande de edad y me sentía mal.

Verme en el espejo tan subida de peso, empezó a incomodarme hasta llegar al punto de dudar de mi. Comencé a sentirme triste porque por momentos pensé que no podría recuperar mi peso y no me gustaba nada como me sentía.

Pasada la cuarentena comencé a ejercitarme, a paso lento pero constante. Me comprometí conmigo y me puse el objetivo de mover mi cuerpo por lo menos 20 minutos al día, poniendo atención a lo más importante de todo el proceso para llegar a mi peso, que era “cuidar mi alimentación”

Comencé a estudiar y aprender todo lo referente a la buena alimentación, como combinar, como jugar con las porciones, con los colores, con las texturas, como hacer más atractiva la comida para mi familia y para mí.

Y sigo en eso…..le he encontrado demasiado gusto a cocinar. y a estudiar toooodo sobre los alimentos. Ahora selecciono los ingredientes, cuido los porciones y juego mucho con las recetas. Busco que nuestra comida sea nutritiva, nos de saciedad para evitar andar picando a cada rato y sobre todo nos aporte la energía que necesitamos para rendir en el día.

Así que quiero compartirles un poco de aquellas recetas que a mí y a mi familia nos gustan tanto.

¡Espero que las disfruten tanto como yo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s